"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

martes, 4 de noviembre de 2014

Qué extraño se me hace dormir contigo.

Con un cuerpo extraño, caliente e inmóvil, pegado a mi espalda.

Un abrazo que me asfixia en el silencio de una noche eterna.

Un final sin principio, rimel en la almohada, y tú, amor, ajeno a todo.
Hace frío y la luna parece un gajo.

Todo pende, frágil, entre las sábanas, sucias de sudor y de vueltas.

Quiero irme, no estar contigo, pero una inexplicable atracción me ataca de ti.

Y nada sirve.

Odiarte o quererte,
besarte o morderte.

Mira el gajo.

                         Era nuestro
                                                        Ya no es nada.
Qué te interesa más del mundo
ahora que ya no soy yo su centro.

Ya no me abrazas queriendo romperme.