"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

lunes, 20 de octubre de 2014

Nunca quise escribir a boli negro pero hoy estoy perdida.

Dime dónde ha quedado todo; lo de morirte en los poros de mi piel y eso.

Dime dónde.

Porque debo de haberme perdido y ya no encuentro ni tu nombre, ni las sábanas.
 Ni ese momento en el que llegaron a gustarmelos domingos.

No sé qué hago a estas horas echándote de menos cuando un solo beso bastaría para curarnos. Un beso de los de antes, cuando no nos conocíamos.

Y si nada va a funcionar ya, qué hacemos heridos.

Qué hacemos tan solos, sin gemidos, ni lunas; ni cartas.

Todo parece tan frágil y extraño.

Qué hacemos aquí si ya te has ido.


Podría dormir con la luz de la luna encendida esta noche. Podría dormir contigo robándome la manta y los besos.

Pero los tiempos están cambiando y quién sabe. Igual no estamos ni en el mismo Madrid. Igual no somos ni las mismas pieles.