"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

martes, 13 de noviembre de 2012

Camino sola, por los comercios de espanto, por los asfaltos de ensueño.
Camino, sola, entre la luz de las calles que madrugan, entre el silencio que no sabe si es vespertino o matutino, desperezándose el cielo como un gato sin entrañas.
Ruge la aurora; rugen mis pisadas sobre el agua.
Los semáforos alumbran mi costado vacío, faltándome 7 costillas, enlazadas a las tuyas, que duermen en la cama.
Supongo que aún hay luna, pero no tengo fuerzas para elevar la barbilla del suelo.
Ya ves.
Las mañanas sin ti no son iguales.
Como tú dijiste una vez:
"Por eso me sorprende tanto el abandono."

No hay comentarios:

Publicar un comentario