"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

lunes, 29 de octubre de 2012

Capítulo I.

"Hace frío, frío de invierno sin brasa, frío de habitación vacía.
Aún no hay nadie en los pasillos, y las paredes suspiran temblando ante la futura marabunta y el ruido y los golpes.
Sentada en el suelo, parpadea una luz.
Oigo pasos en la escalera; un destello rojo en la penumbra.
Supongo que te había visto antes, pero fue ese el primer día en que realmente te vi.
Y llevabas el abrigo negro, y el peso en el hombro derecho y los guantes sin dedos.
Corrías hacia la salida como un rayo de luna.
Irías siempre en contra del mundo.
Alejándote y acercándote de mi como esos juegos de peonzas que se dan calambres y vuelan una alrededor de la otra hasta que se chocan y se alejan y vuelta a empezar.
Me recordaste a un personaje de libro.
Después sonó el timbre.

1 comentario: