"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

viernes, 6 de julio de 2012

V de Margarita.


Hace sol, estás ahí, sentado, arrancando suavemente palabras a las cuerdas, creando suspiros de sol alrededor de mi atmósfera, dejándote en mi edredón. Me dan ganas de besarte solo para juntarnos las mentes pero te dejaré seguir. Te dejaré seguir con los ojos clavados en mí, te dejaré seguir moviendo el pie, te dejaré seguir ausente y fijándote en todo, absorbiendo al mundo por las pupilas y los acordes, te dejaré seguir con tu silueta curvilínea y la cascada de tus hombros inciertos.

Porque ya eres mía, pequeña V, ya eres mía, puedo sentirlo. Tu café, tus abrazos, tu postura, tus manos de inocencia imposible, la luz de la sala cuando estás en ella, los pájaros mirándote desde el cielo con envidia. Tu cuello, tu magnífico cuello. Ahora comprendo la fiebre de mi escritor, ahora comprendo la belleza, ahora…



No hay comentarios:

Publicar un comentario