"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

lunes, 16 de julio de 2012

Cerveza, música, ruido, gente.
Un infinito hecho de nuestras pieles, culpables de la extraña libertad de las penas.
Somos tú y yo, no un nosotros cegador y asfixiante.
Es lo justo, yo desenamorada, tú ca(n)sado con sus suspiros cronométricos.
Nos necesitamos, o, al menos, yo te necesito.
No son estos los colores de la noche sino los de la madrugada, más nítidos, más peligrosos.
Es un caos que calma. No es roca, ni sol, ni gato ni cereza, ni claridad azul.
Es negro. Negro de escondite. Negro.
Negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario