"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

martes, 19 de junio de 2012

Son tus ojos, dulces y opacos, y tu expresión ladeada, retándome, quieto, callado, espejo de mi misma encerrada en silencio mudo.
Son tus ojos, oscuros, sin indecisión alguna, sin cargas en los hombros, o con demasiadas, tantas como las mías.
Es tu risa, tus dientes afilados, tu lengua invisible. Los labios.
Es lo que callas, tus gestos, la respiración, el mar, la tristeza, quién sabe lo que es. Quién sabe quien eres.
Yo no.
Y eso me gusta.
Te abro mi mundo, me quito las cortinas, los guantes, la ropa, la piel.
Mírame y me verás completa, vacía, sin nada que ofrecer pero sin robarte nada tampoco.
"Eres, existes, me basta."
Pero existe a mi lado.
Y nunca me preguntes nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario