"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

martes, 19 de junio de 2012

Dulce espera.

Yo, en medio del gentío, de los coches, de las niñas de hoy sí y mañana también, del ruido y del sol, del mar a mi espaldaa y el progreso envolvente.
Yo, sin oírles, sin escuchar nada más que Nietzsche inundando mis oídos.
Se escapan las palomas, se van lejos, como mis sandalias, como los muertos.
El estío y el hastío han tardado en llegar juntos, de la mano, hijos de cisnes.
Hay demasiada gente y pocas personas, demasiada agua y poca lluvia, demasiada luz y nada de lucidez.
Necesitamos noche, sombra, niebla, éxtasis y vírgenes.
Y conchas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario