"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

martes, 14 de febrero de 2012

Echándote de menos en un día sin sol.

Todo el mundo es tan feliz, y tú no estás para ver mi camisa nueva y tu colgante oxidado, acariciando mi piel falta de tus dedos. Que destino el nuestro, retorcido y tramposo, y de un azul terriblemente cortante y atrayente.
Comprende mi falta de oxígeno, como una mosca atrapada en una cárcel de cristal, chocando mil veces con los límites de tierra húmeda, perdiendo hasta no poder perder más.
Maldito 14, Maldito Febrero, Maldito mar, Maldita yo, resignada, fugaz de pena, escarpada y tan áspera. Maldito tú, tan brillante.
Se me acaban las cerillas, se me acaba el fuego, me ahogo en humo.
Vuelve, vuelve porque hoy mi ropa te necesita, mis mordiscos frustrados te desean, tu olor ya no está en mis vestidos, ni en mi cama, y mi ducha gime de frío.
Abraza tu almohada y piensa en mí, cuando el agua de la lluvia se pose en tus labios piensa en mí, cuando escuches el silencio, piensa en mí, cuando veas un pájaro mojado y tembloroso, piensa en mí.
Así estaré yo, sentada en la playa oscura, en la tormenta cansada, tan insomne como yo, tan desnuda como yo.
Vuelve porque te necesito, yo, aquí, conmigo.
Echándote de menos en un día sin sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario