"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Llueve

Las nubes plomizas comenzaron a tapar el cielo, se me quiebran los dedos,las falanges, como paja en verano. La farola se balancea de manera alarmante, amenazando con caer, los árboles gimen, las hojas vuelan y se enredan en tu pelo cobre salvaje que revolotea electrizado, ¿Porqué escribir sobre tí y no sobre él?, ¿Porqué no las hojas en su capucha, su rostro en mi estómago, sus manos en mi cintura, sus labios suaves?.

En torno a tu cuello marfil el rayo corta al cielo como tijeras rasgando tela, el viento se calma, huele a fuego, puedo sentir tu mano en mi piel febril.

En medio de la tormenta todo es muy apático, no es nuestro momento, es el mío y el tuyo.
Tan lejos.

¿Porqué tu mano y no su aliento haciendo cosquillas en mi pecho, o sus besos en la ducha, o su abrazarme y mirarme fijamente, su protegerme, su quererme?
¿Porqué no mi quererle?

Dioses, no soy quien a pensarte, a encontrarte y a quererte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario