"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

miércoles, 10 de agosto de 2011

ÉL se acomodó en su cuello, suspiró de manera arrítmica, inconstante, lleno de miedo. Las lágrimas, toscas y saladas se colaron bajo el cuello de la camisa bonita de estreno.
Tres semanas eran menos de medio mundo, y aún les quedaban tres cuartos por correr.

1 comentario: