"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

domingo, 5 de junio de 2011

Tres, Treinta y Tres, Trescientos Treinta y Tres...

-Tenían ustedes una reserva para cuatro días, ¿verdad?, tres personas.


-Sí, es correcto.-dice él a la chica de la coleta mediocre de recepción.

La uniformada se da la vuelta y coge dos llaves.

-Aquí tiene.

-No, no, disculpe, creo que no me ha entendido, sólo queremos una habitación.

Tu chica y tu chico hacen el mismo gesto nervioso pasándose la mano por el pelo y después te miran y ríen. La idea fue tuya. Coges la mano de ella.

-Esos pantalones no le quedan nada mal.-murmura ella mientras pasea su nariz derivada por tu cuello.

-Nada mal.-asientes lanzándole un beso a Teo que intenta que la mujer comprenda que ha pagado por una habitación y que es una gran molestia que os den dos.

Te acercas al mostrador.

-Verá, nosotros, bueno, Teo, ha pagado por una sola habitación, no es que nos hagan un favor dándonos dos, es que necesitamos una sola, no sé si me entiende.

-Yo, señorita, el hotel les ofrece dos porque las habitaciones familiares están ocupadas.

Contienes la risa.

-¿Familiares?

Teo estalla en carcajadas y le metes el codo entre las costillas a lo que él responde pegándote a su costado no muy dolorido.

-Oiga, si no nos consigue una habitación iremos a otro hotel, no nos importa, pero mi novia se disgustará por no poder utilizar su servicio excelente de masajes y todas esas cosas zen, y no nos conviene disgustarla, ¿Sabe?, es la testigo de nuestra boda.

Teo vuelve a echar a reír y le sigues, no puedes contenerte ante la cara de pasmo de la pobre chica principiante.

-Mientras usted lo arregla amablemente iremos a tomar algo a su bar.

Los coges de la mano y os sentáis apretujados en el sofá de piel del bar anticuadamente elegante.

La llave de la treinta y tres llega en media hora, la habitación tiene una botella de champán, tres chocolatinas, tres almohadas y una cama, una confusa cama que no sabe lidiar con seis pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario