"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

martes, 29 de marzo de 2011

La balanza en la roca.

Las cosas siempre llegan a ese punto de equilibrio casi insalvable, en el cual o saltas o das un paso atrás. Si eres un buen atleta y tienes ese don natural caerás de pie, sino, si eres como yo, te torcerás un pie como poco si es que no te rompes las dos piernas del golpe. Hagas lo que hagas caes.

Bien, yo me encuentro ahora en ese punto. En el punto del monólogo, del agobio, de no poder respirar, el punto de pararme a mi misma cada vez que pienso, el punto de mantenerme ocupada.

Me anulo, sí, me anulo como solución última hasta que pueda posar los dos pies, sanos a ser posible, en el puto suelo, ese que parece que se burla de mí y me engaña.

Cuando crees que has llegado a la meta es el punto de seguir avanzando. ¿Delante o detrás?
Hoy afirmo que existe un solo camino, el puro y simple esquive.

No hay comentarios:

Publicar un comentario