"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

jueves, 10 de marzo de 2011

5:06 AM

No te vayas, no te vayas, no me dejes, te necesito.
Da cuerda a mis dedos, haz respirar mis palabras, ponle música a mis ojos y sabor a las letras. Que me acaricien la lengua con sus cálidos besos.
Déjalas salir, libéralas de su jaula de prejuicios como sólo tú sabes hacer.
Hazme tuya, viva, hazme ser.

No te vayas, no me dejes, no me mates, te necesito.
El olor de tu polvo de hadas que me susurre, que me diga como hablar en las noches.
El sonido de tus chispas, déjalas quemar mis labios, que de orgullo y de mentira, saben a nieve perpétua.

No me abandones, no quiero mis manos, llévalas contigo, destrózalas, no saben bailar sin tí.
Se mi hetaira, tuya, lo sabes, lo sabes, tuya.

Y me muero, y no quiero respirar, no quiero oxígeno, no me dejes presa de mis falsas experiencias mediocres, no sé ser si no eres por mí.

No te vayas, no te escondas, no me dejes, no me arranques mi alma, no te la lleves, no me la quites.
Destruye mis principios, arranca mis fidelidades y guíame a la luna, con su brillo menos cegador que el tuyo.

¿Qué va a ser de mí?, ¿Qué?
La nada que es el todo y la nada que es mi vida sin la tuya, de parásito, a mi lado.
Róbame las energías, llévatelas, vivir ni quiero con tu ausencia, como un griego me condenas a la muerte más terrible.

No te vayas, no me dejes descubrirme, no me dejes.
No me dejes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario