"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

lunes, 24 de enero de 2011

4

Ella se acerca a ti con su ligero pijama de seda verde. Sus pupilas brillan ausentes, reflejan la luna blanca en el centro derecha azul del iris. Alza la mirada en medio del estrecho pasillo del pequeño apartamento y un mechón del pelo rojizo se libera del pasador que encierra sus ondas en una cárcel brillante. En sus manos una pequeña libreta rosa fuerte llena de papeles sueltos, jamás te ha dejado tocarla.


Abre un poco más los ojos y respira como si tratase de convencerse a si misma de algo, después sonríe y recorre el trecho restante con pasos cortos y torpes.

-Lucy, son las tres de la mañana, cielo.

-Lee.

-Es muy tarde, deberías dormir.-pasas un brazo alrededor de sus hombros y ella alza la barbilla clavando sus pies en el suelo, es esa mirada, esa que pone cuando no va a ceder por nada del mundo, esa que tú mismo le has obligado a poner tantas veces. Maldices mentalmente.

-¿Y si primero dormimos y mañana leemos, mm?-pruebas inútilmente.

Ella te tira de la mano y sonríe ante la fácil victoria, da un saltito al llegar a la cama y se mete entre tus sábanas, nadie más ha estado ahí, es decir, han pasado tantas y tantos que ella, no, ella es especial, no puedes haceros eso. Te relajas y das la luz anaranjada de un lado. Ella te tiende la libreta y la cojes con una reverencia inusual.

-Página seis.-te indica.

Te sumerges en las descripciones y la historia te envuelve rápido y algo te dice que es suyo, completamente suyo y maldices otra vez porque siempre dice todo de esa jodida manera y te confunde, no, claro que no te confunde, eso es una excusa para decir que te da miedo que Ella sea la única que te conozca.

Terminas y ella se ha quedado dormida, en tu almohada, no la tocas, no podrías hacerlo, la envuelves en la manta azul del armario y te vas al sofá, donde lloras amargamente.

La misma luna te contempla y encima del tejado, dos gatos discuten mientras se enroscan la cola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario