"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Los tacones imposibles el menor de los retos

Adoro las estupideces, sí, las pequeñas cosas, esas que parecen no tener importancia pero son las que realmente marcan una decisión, cuando rompes una hoja de papel y cierras los ojos ante el sonido del desgarre, ligero y áspero, cuando escuchas el rozar del lápiz contra la blanca hoja siseante, susurrando las palabras supérfluas con negro carbón, las respiraciones en un abrazo, el aliento del otro en tu mejilla en un beso, el pecho del otro contra tu hombro al mismo tiempo que el tuyo se eleva, una mano en tu cintura sujetándote y acariciandote vacilante, esos instantes de duda antes de una mirada, una risa, un susurro que es la mejor manera de hablar, la que más expresa, la del riesgo.

Me encantan las idioteces del tipo apuntar algo en un pizarra para borrarlo lentamente con la punta de un dedo, el sonido del abrir y cerrar de un abanico, o el chasquido de una tecla suelta en un ordenador, cualquier palabra dicha en voz baja, en secreto, las burbujas de jabón, el agua mojándo el pelo hasta empaparlo y como se escapa el vapor al abrir la puerta tras una ducha caliente.

Me pierden los textos llenos de palabras sin sentido ni orden, lluvia, polvo, olor, perfume, suave, mar, puerto, susurro, manta, miel, sal, azul, azar, menta y sensacion.

Realmente me parece una palabra absurda, nada es real, no a menos que puedas demostrar que tu mismo lo eres, mis ideas suelen ser enrevesadas, me encanta esa vieja palabra, tanto que a veces ni yo logro ponerlos en orden, mis sueños son ilogicos, hace tiempo que dejé de buscarles sentido.

Mi palabra favorita es sin duda ÉL, tan concreta y tan abstracta, tan ambigua, tan polivalente, tan llena de palabrejas que podria describirla sin llegar a decir nada sobre ella realmente, las pequeñas cosas me vuelven loca, el aire fresco, el polvo y la lluvia la combinacion perfecta para un perfume, la ropa de hombre la más acogedora, los tacones imposibles el menor de los retos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario