"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Bailemos


-Bailemos.

-¿Qué?-ríes.

-Bailemos.

-Estás loco.

-Completamente.-te acerca cogiéndote por la cintura y coge tu mano.

Canturrea algo mientras te balancea hacia los lados.

Ríes de nuevo y te apartas, intenta darte una vuelta y vuelve a atraparte en su mirada azul, la noche casi ha llegado, en unos minutos la oscuridad que hace sombras en el rostro de Alan lo invadirá todo, el cielo, negro, malva, rosado y naranja invita al silencio, Él no parece pensar lo mismo.

-Atrapemos una estrella.

-¿Qué has bebido?, creo que el vino de miel te ha sentado mal.

-Reconózcame doctora.

-Está bien, tú te lo has buscado.-apoyas tu frente en la suya y respira hondo.-Así está mejor.

-Aún no.-roza sus labios con los tuyos.-Así.-te besa.-está.-otro beso.

-Mejor.-adivinas y le besas de nuevo.

-Exacto.-sonríe con esa expresión tan irresistible.

-No quiero que te vayas.-suspiras.

-No voy a irme.

-Quédate esta noche, conmigo.

-Deena.

-No.-te enfadas.-No pienso admitir una negativa, no otra vez.

-Eres…

-¡¿Qué!?, muy joven, muy inocente, muy niña…

-Muy tentadora, muy hermosa, muy arrogante y muy, muy, muy cabezota.-te hace callar con un beso- Si tú no quieres, yo no me iré.

-Bien, por que no quiero que te vayas.

1 comentario: