"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

jueves, 10 de junio de 2010

Lo sueños

Te despiertas y piensas, y sabes que estás harta de pensar, harta de estar confusa y lo apartas todo a un lado, lo apartas de tu mente y lo arrinconas, que se haga pequeño, que sólo salga por las noches, que no pueda escaparse nunca, que se vaya rindiendo poco a poco y un solo día te asaltan las dudas.


¿Y si tienes que dejarlo salir?, es decir, expresar, dejar a los demás ver quién eres, cómo eres, olvidar tu estúpida idea sobre ser fuerte y sentirte débil a pesar de odiarlo, sentirte muy pequeña, y atrapar todo eso y lanzarlo lejos, más allá de un texto, más allá de una canción, más allá de algún apunte en una libreta olvidada, más allá, más allá, siempre más allá.

Repetición de palabras que nunca se llegan a cumplir, repetición de mentiras, de fuertes apariencias que estás harto de guardar, de que todos te miren y vean a una persona segura y piensen, ¡Qué suerte, ella nunca tiene problemas!.

Quizás sea que no se me expresar bien, quizás que nunca haya sentido esa necesidad, los tiempos cambian, las personas cambian, todo se mueve a tu alrededor y quieres hacer tantas cosas, tantas que se te hacen demasiado grandes y la carga es pesada y te engañas, te engañas diciendo que eres tu el débil, no la carga pesada y te levantas, una y otra vez después de cada caída.

Y cuando al fin te detienes y miras atrás no te queda nada, nada ha servido y vuelves a empezar, esperando que esta vez sea la persona correcta, esperando que sean sus ojos, su sonrisa, su voz y sus palabras las correctas y esperas demasiado y quizás por eso das demasiado, y te desesperas pensando que nada vale la pena y escribes, escribes cosas estúpidas que no dicen nada realmente, que no dicen nada de ti.

Que sabes que nunca serán nada más que meras palabras que no significan lo que tú sientes y te frustras intentando encontrarle un sentido, una explicación que nunca llega, algo imposible.

Para eso sirve soñar, para perderte y despertar sabiendo que has perdido el tiempo.

Para no saber cómo seguir, para empezar de nuevo.

P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario