"Yo sola entre los Dioses conozco la llave de la estancia donde está sellado el rayo." Roberto Calasso.

martes, 22 de junio de 2010

Especial...

-Tienes un don Deena, algo muy especial, por eso estás aquí.


-No entiendo nada Al, no soy especial.

-Lo eres, mucho más de lo que crees.

Te mira fijamente como si esperase algo de ti, todos esperan algo que no puedes darles, el vértigo se instala en tu estómago.

-No puedo Al, no soy lo que pensáis.

Parece contrariado.

-No vas a decepcionarnos Deena, no tengas miedo, ¿Confías en mi?

Te coge la mano y te acerca, alzas la barbilla para mirarle y te enredas completamente en sus ojos color océano.

Claro que confías en él, es la persona en la que más has confiado nunca y él lo sabe.

-Confía en mi.-susurra acercándose más.

Está cerca, muy, muy cerca.

No entiendes nada, Al te llena, te confunde, te hipnotiza.

-Confía en mi Deena.-susurra una última vez.

Su aliento se mezcla con el tuyo, inclina la cabeza y te acerca poniendo su mano en tu cuello.

-Yo, yo…-cierras los ojos, un segundo de duda...

viernes, 18 de junio de 2010

Me faltas tú ;)

Como cada vez que estoy sola, la música invade la habitación, el blues se escapa por las ventanas abiertas de par en par, llena mis oídos, me ayuda a no pensar.

Pero me falta algo, hay algo que no está bien, algo que no está ahí, a mi lado.

Me faltas tú, tú, si, Tú.

Esta vez eres demasiado importante como para dejarte ir, como para que una canción te remplace.

Formas parte de mi, casi tanto como yo misma, me eres necesario, yo, la que nunca quiso depender de nadie ni de nada, la que quiso ser libre.

Quiero ser parte de ti, respirar contigo, al mismo son, al mismo ritmo, que me abraces, abrazarte, besarte, ser tú, que tú seas yo.

Estúpida ilusión de cría.

Te hecho de menos.....Me faltas tú.

lunes, 14 de junio de 2010

Verano ....

Llega el verano, mañana de domingo, parece que todo irá bien en verano, que el sol nos hace optimistas, felices, atrevidos, que el calor nos incita a cometer locuras, a tirarnos a la piscina con ropa, a besar, abrazar, reír, soñar, volar, correr y cantar.

Este verano llueve, todo se inunda como si la propia ciudad llorase, como si no aguantase más, como si lo tirase todo al vacío, ya na da importa ¿Verdad?

Al fin y al cabo me siento pequeña, tan, tan pequeña, joven, inexperta, tan diminuta e insignificante.

Tan poca importancia tienen mis días que me refugio, como no en mi propio universo, la música, pero hasta ella me recuerda que tu estás ahí, tan lejos y tan cerca.

Así que hago el idiota, si, lo hago, me río, me tomo otra copa y trato de olvidar, al fin y a cabo, en verano todo puede pasar¿no?, quizás crezca de repente, quizás llegue a brillar, a llamar tu atención.

Tu eres lo único que necesito este verano.

P

domingo, 13 de junio de 2010

Insípido

Esa es la palabra, como el gris del cielo cuando llueve sin ganas, cuando las cosas pasan por pasar, cuando quieres por querer o sueñas por soñar.

Como los colores pastel, sin chispa, sin vida, con falta de algo.

Como si todo fuese irrelevante, superfluo, superficial, sin sentido de ser, sin sentimiento.

En fin, todo lo que parecen mis dias ultimamente.

P

viernes, 11 de junio de 2010

Mi paciencia, al contrario que mi estupidez, no es infinita.

A veces me siento como si el mundo fuese mio, como si pudiese arriesgarme, como si nunca fuese a perder, como si todo estuviese en el lugar, y el momento adecuado.

Entonces sonrío, soy feliz, me siento completa, la última pieza del puzzle, la que encaja a la perfección.

Es en esos momento cuando miro a los ojos de cualquier persona y pienso,, ¿Habrá sentido alguna vez lo mismo que yo ahora?¿será realmente feliz?

Pero siempre, siempre, siempre está esa parte de mi que me dice, no eres feliz, te falta algo, siempre te falta algo, un beso, un sueño, una meta, alguien que no está a tu lado.

Ese segundo de duda, ese infinito segundo mi mundo se desmorona por completo, y odio saber que esa porción de mi misma, ese pequeño trozo de mi subconsciente sabe más que todas las demás partes.

Es la favorita, la privilegiada, la que escondo, la que solo saco cuando estoy sola, de noche, cuando llueve, cuando canto o cuando escribo.

Y la odio, si, la odio, la odio porque tiene razón, la tiene, si, y lo sé.

Y por esta vez, esta vez no quiero saber la respuesta, me niego, no anhelo salir de mi imagen idílica de mi vida y encontrarme vacía, encontrarme de cara al miedo, a la nada, a la ausencia.

Y vuelvo a encerrar esos pensamientos hasta que otro de esos segundos, una palabra, una mirada tuya los hace salir, dudar y vencerme.

Es en ese momento cuando envidio a todos los demás, el tener a alguien a quien acudir cada día, alguien que pegue su cuerpo al tuyo, alguien que te bese cuando no lo esperas, alguien que te quiera, en definitiva, alguien que no está en mi vida.

Alguien que parece no llegar nunca, mi paciencia, al contrario que mi estupidez, no es infinita, empiezo a cansarme de este juego.

P.

¿Quién soy?

jueves, 10 de junio de 2010

Lo sueños

Te despiertas y piensas, y sabes que estás harta de pensar, harta de estar confusa y lo apartas todo a un lado, lo apartas de tu mente y lo arrinconas, que se haga pequeño, que sólo salga por las noches, que no pueda escaparse nunca, que se vaya rindiendo poco a poco y un solo día te asaltan las dudas.


¿Y si tienes que dejarlo salir?, es decir, expresar, dejar a los demás ver quién eres, cómo eres, olvidar tu estúpida idea sobre ser fuerte y sentirte débil a pesar de odiarlo, sentirte muy pequeña, y atrapar todo eso y lanzarlo lejos, más allá de un texto, más allá de una canción, más allá de algún apunte en una libreta olvidada, más allá, más allá, siempre más allá.

Repetición de palabras que nunca se llegan a cumplir, repetición de mentiras, de fuertes apariencias que estás harto de guardar, de que todos te miren y vean a una persona segura y piensen, ¡Qué suerte, ella nunca tiene problemas!.

Quizás sea que no se me expresar bien, quizás que nunca haya sentido esa necesidad, los tiempos cambian, las personas cambian, todo se mueve a tu alrededor y quieres hacer tantas cosas, tantas que se te hacen demasiado grandes y la carga es pesada y te engañas, te engañas diciendo que eres tu el débil, no la carga pesada y te levantas, una y otra vez después de cada caída.

Y cuando al fin te detienes y miras atrás no te queda nada, nada ha servido y vuelves a empezar, esperando que esta vez sea la persona correcta, esperando que sean sus ojos, su sonrisa, su voz y sus palabras las correctas y esperas demasiado y quizás por eso das demasiado, y te desesperas pensando que nada vale la pena y escribes, escribes cosas estúpidas que no dicen nada realmente, que no dicen nada de ti.

Que sabes que nunca serán nada más que meras palabras que no significan lo que tú sientes y te frustras intentando encontrarle un sentido, una explicación que nunca llega, algo imposible.

Para eso sirve soñar, para perderte y despertar sabiendo que has perdido el tiempo.

Para no saber cómo seguir, para empezar de nuevo.

P.

miércoles, 9 de junio de 2010

Lejos, muy, muy lejos

Unas notas suenan en tus oídos, escuchas, escribes buscando tu musa, pero se ha ido, se escapa entre las teclas, se diluye entre tus otros pensamientos, el lío de nunca acabar, las divagaciones, las sensaciones estúpidas, inconfundibles.


Sabes que te equivocas, que esto no debería estar pasando, no tan pronto, no quieres pero esto sobrepasa tus barreras, y es que cuando te enamoras, cuando esa parte de ti se hace grande y se vuelve loca, cuando tu corazón late más deprisa por una mirada, sabes que es inevitable.

Te toca rendirte, decidir, elegir si quieres seguir con esto, no es la primera ni la última vez que te hacen daño, o que te lo haces a ti misma con tus causas imposibles, también sabes que todo lo bueno que te da compensa, las canciones, los momentos en los que casi parece que se cumplen tus sueños, en los que vuelas sin mirar lo que hay debajo.

Esa es la causa de que cada vez que caes, cada vez que estás más arriba, todo sea peor, quizás llegue un momento en el que lo mandes todo a la mierda, estas tentada de hacerlo, pero sabes que sería cobarde, tú, TÚ nunca te rindes.

Así que sonríes, sonríes aunque por dentro no tengas nada feliz, sonríes porque ya has llorado bastante y estás cansada, porque vas a perseguir lo que quieres, porque vas a ser la de siempre, porque no piensas ni por un momento dejar de jugar.

Es cuestión de encontrar los movimientos correctos¿verdad?
Lo mas ironico es que ni siquiera puedo enfadarme, sentirme mal, nunca hubo nada entre nosotros

Mentira, mentira y mentira...

¿Porqué mentimos?, la estúpida pregunta del millón.

+¿Estás bien?
-Si
Mentira, mentira y mentira.
Y tú lo sabes, y sabes que Él también lo sabe y aún así sigues mintiéndole, a Él y a ti misma claro.
Pero, ¿Porqué?, ¿Para qué?
Miedo, esa es la palabra, la respuesta a la incógnita.
Tienes miedo, miedo de alejarle, de parecerle una cría, una persona pequeña, irrelevante, tienes miedo de perderle.
Y no, no estás bien, no lo estás y te sientes cobarde al mentirle e insegura si le eres sincera y todo da vueltas dentro y al rededor de ti, pero sobre todo dentro.
Porque te confunde, y no soportas no tener las cosas claras.
Odias la espera, las cosas pasan, cosas que tu sabías, un día siente una cosa, al otro parece lo contrario, no hay nada sencillo, nada concreto.
-Las cosas nunca son simples.
Te dije un día, esa noche.
Por primera vez en mi vida, odio tener la razón.

martes, 8 de junio de 2010

hoy llueve...

Hoy llueve, y, como no, tu apareces por mi mente, como llevas haciendo todo el día.

Me encojo en la silla y abro la ventana para escuchar el choque de cada gota con el suelo, el sonido de la ciudad.
Aspiro hondo el olor del polvo mojado intentando no sentir nada, pero mi cabeza gira en torno a ti, y porque no decirlo, mi corazón también.
Al fin y al cabo yo me lo he buscado, no debí enamorarme, nunca debí volar de nuevo, hasta la mariposa se cansada de volar, personalmente creo que ahora soy como el pájaro que choca con el cristal.
Todo son dudas, todo son miedos, la luz nunca llega y se que esta vez no voy a conformarme, no puedo, podrá sonar egoísta, no me importa.
Intentar escribir algo coherente no es fácil...
Tu siempre serás tal como eres, casi perfecto, tu manera de hablar siempre me confundirá, me siento niña, una niña asustada que se aferra a lo que quiere aunque lo tenga lejos, muy, muy lejos.
Aun así seguiré viéndote en cada gota, me deslumbraras en cada reflejo, tu voz sonara en mis oídos con cada canción y tu nombre se esconderá detrás de cada texto.
La lluvia ha parado ya, solo se escucha el canto irónico de un pájaro, esta vez, la calma no llegara tras la tormenta, la calma a mi nunca llega....

P...